MODIFICACIONES EN PENSIONES, EVITARÁ QUE ISSEMYM COLAPSE

TOLUCA, México.

Los trabajadores que actualmente laboran en el sector público no tendrán repercusiones en caso de rechazar el cambio hacia el nuevo sistema de pensiones para los burócratas integrado en la nueva Ley de Seguridad Social, aseguró el director general del Instituto de Seguridad Social del Estado de México (ISSEMyM), Adolfo Luis Peredo Jiménez.

Estas modificaciones al sistema de pensiones, dijo, son una medida preventiva ante la posibilidad de que al menos 87 mil empleados del sector público se jubilen en los próximos cinco años, lo cual colapsaría el sistema financiero del Instituto.

Actualmente, hay 375 mil empleados del sector público adscritos al ISSEMyM, además de 62 mil pensionados, quienes aportan el 12.12% por parte de los empleados y los patrones 19.27%, con la opción de jubilarse a los 62 o 65 años, según su antigüedad.

El director indicó que hay un incremento en la expectativa de vida, un reto que no sólo enfrenta el ISSEMyM, sino todos los sistemas de seguridad social, evolución que obligó a los cambios en las leyes y el alza de las cuotas.

Con la nueva ley, quienes ingresen en el 2019 al sector público pagarán 15.6% del salario mientras que el patrón aportará 25.7%, además migrarán de un esquema mixto a una cuenta individualizada a través de la Afore que elija el empleado.

Estos Cambios el director los calificó como “sumamente responsables y preventivos”, sin privatizar los recursos, sino pasarán de una Afore universal, en la que todos están integrados, a una individual, esto último únicamente para los empleados de nuevo ingreso.

Sin embargo, afirmó que los cambios en la ley aprobados por el Congreso mexiquense el miércoles pasado son “una reforma responsable que actúa de manera preventiva para poder solventar las obligaciones del Instituto tanto en materia financiera, que es el otorgamiento de las pensiones como en las prestaciones a la salud”.

El director general acotó que ante las inquietudes por parte de sindicalizados y empleados del sector público, como el magisterial, iniciaron una serie de reuniones para disipar las dudas con todos los sectores, en toda la entidad, pues las “reglas del juego” siguen siendo las mismas, sobre todo la edad de la jubilación que estipula 17 años de antigüedad y 62 años de edad.

Compartir

Únete a la conversación

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*