OPERABA BANDA DE EXTORSIONADORES DESDE ADENTRO DEL PENAL


Internos de Chiconautla operaban por teléfono y redes sociales, indica SS; familiares de presos los ayudaban a conseguir celulares.

Al interior del centro penitenciario de Chiconautla, en el municipio de Ecatepec, operaba una célula de extorsión compuesta por siete personas privadas de su libertad que la Secretaría de Seguridad (SS) del Estado de México logró desarticular.

La dependencia informó que los presos se dedicaban a la extorsión telefónica y fueron puestos a disposición de la autoridad ministerial.

Explicó que detectaron la operación de esta banda gracias a información del personal penitenciario y de inteligencia, quienes ubicaron varios teléfonos celulares que fueron ingresados por familiares de los PPL durante la visita.

Según las autoridades, con estos equipos los presos realizaban llamadas al exterior, con el fin de llevar a cabo extorsiones a familiares de otros internos.

Con los dispositivos, también fueron creados perfiles en diferentes redes sociales, mismos que utilizaban para contactar a familiares y solicitar beneficios económicos para “no causar lesiones a quienes se encuentran en el penal”.

Tras decomisar los aparatos telefónicos y desactivar las cuentas en las redes sociales, los implicados fueron sancionados y reubicados, a fin de evitar mayores incidentes.

Derivado de los hechos, se llevó a cabo una revisión en los diferentes dormitorios del penal de Chiconautla, asegurándose puntas metálicas y algunos envoltorios con aparente droga.

En el Estado de México, la titular de la SS, Maribel Cervantes, dio a conocer que incrementó 71% el delito de extorsión durante 2019, el cual fue realizado en 80% desde el interior de penales de la Ciudad de México, y el 20% restante, desde cárceles localizadas, sobre todo, en municipios del oriente, como Chiconautla, Valle de Chalco, Otumba, Santiaguito, Tenango, Nezahualcóyotl y Cuautitlán.

Durante la última sesión del Consejo de Seguridad estatal, la titular de la SS explicó que en un año se pasó de mil 340 carpetas de investigación en 2018 a 2 mil 295 en 2019, las cuales fueron por extorsión y cobro de derecho de piso.

Además, la secretaria destacó que pese a que la mayor incidencia se concentra en los municipios del oriente, Toluca ocupa el segundo lugar, donde el delito se atribuye a la “necesidad de recursos por parte de La Familia Michoacana para autofinanciar su disputa con el Cártel Jalisco Nueva Generación en el estado de Guerrero”.

Según el documento, los centros penitenciarios de donde provienen las llamadas de extorsión son los de Ecatepec, Valle de Chalco, Otumba, Santiaguito, Tenango, Nezahualcóyotl y Cuautitlán, pues los presos tienen suficiente información y coordinación con personas en el exterior, lo que les facilita las negociaciones y cobrar el dinero.

Compartir

Únete a la conversación

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*